13 de marzo de 2009

Peligrosa polisemia

-¡Tenemos vocación de servicio público! -afirmó el político.
Se le acercó uno, se bajó la bragueta y meó sobre él.

3 comentarios:

evemary dijo...

pero ¡qué bueno!... recuerdo un concierto de Strato en el que el bajista iba tan borracho que se puso a mear en la pierna del guitarrista...¡delante de todo el mundo!

Nanny Ogg dijo...

Jajajajajajaja... muy bueno.... :D

Besos

eulez dijo...

Oiga, y nada podría responder el politicastro, que él mismo se lo habrías buscado...