19 de noviembre de 2008

Una familia

Ocurrió en una acera cercana a mi casa.
Caminaba sin especial propósito cuando vi aparecer a mi lado, casi a la misma velocidad, el carrito de un coche de niño. Me iba adelantando muy lentamente. El bebé dormía agarrado a un extraterrestre de peluche. Pasó el carro y aparecieron las manos de la mujer que lo guiaba. Sus brazos, la blusa remangada, su figura completa.
Solo me hizo falta acelerar de forma ligera para recorrer varios metros junto a ella y el niño. Fuimos una familia taaan feliz.

2 comentarios:

acoolgirl dijo...

Jajajaa!! Es como, cuando por un isntante, un chico te coge la manopensando que es la de su novia...

Un besooo y muchas gracias por pasarte por mi blog. Nos leemos!!!

Alex dijo...

Vale, lo admito...
Te has quedado conmigo...